La Loca de los Gatos

¿Por qué los gatos se quedan mirando fijamente a la nada?

La mayoría de los gatos lo hacen. Repentinamente, sin que nada haya ocurrido aparentemente, nuestro gato se da la vuelta y se queda quieto, inmóvil, mirando fijamente a un punto en el que no hay nada ni nadie. Absolutamente nada. ¿Quieres saber por qué?

Para nosotros, humanos, la situación es muy confusa. Nuestro gato está ensimismado poniendo el 100% de su atención en ¿Nada? ¿Algo que no podemos ver? Esa actitud nos crea una gran confusión y a veces incluso nos asusta mucho.

La mayoría de nosotros pensamos que los gatos no están mirando a ningún sitio. Pero la realidad es que los gatos nunca se quedan mirando a «la nada». Ellos siempre están observando algo… ¿Espíritus? Creo que no.

Para comprender este comportamiento lo primero que deberíamos tener claro es que el que no ve nada eres tu, no tu gato. Los gatos tienen una visión muy superior a los humanos, mejor detección del movimiento que los humanos y por supuesto un oído infinitamente superior.

Por lo tanto, los gatos seguramente no están viendo fantasmas o cosas que no están ahí sino cosas reales que sí están delante de nosotros pero que nuestros torpes sentidos no pueden detectar mientras que los agudos sentidos de nuestro gato están puestos al 100% en ello.

En el mundo moderno, los humanos somos bombardeados cada día con mucha más información de la que podemos procesar, por lo que descartamos de forma refleja la mayor parte de ella, para poder centrarnos en lo que realmente nos interesa. Nos hemos habituado a descartar detalles sin importancia. Aún en el caso de personas que no vivieran en la sociedad actual, comparados con los del gato, nuestros no sentidos no reciben ni de lejos todo lo que los sentidos del gato pueden recoger y procesar. No solo sus sentidos están mucho más desarrollados sino que todo su cerebro y su cuerpo, en sintonía, están preparados para reaccionar de forma instintiva ante el más mínimo estímulo.

No debemos asustarnos, sino estar impresionados

Los gatos pueden ver la luz del sol reflejándose sobre una mota de polvo y oir los clavos de nuestros cuadros moviéndose en los días de viento. Y una vez que esto ocurre tendrán la capacidad de quedarse inmóviles hasta que estén seg
uros de que nada se mueve o se oye de nuevo.

Los bigotes del gato, sus cejas, el pelaje de sus patas también recibe información imperceptible para nosotros. Les orienta, les da información espacial, recoge cualquier vibración del suelo o de la tierra. Como ya sabéis, ante catástrofes naturales como terremotos o tsunamis los animales pueden percibir lo que va a pasar con mucha más antelación que nosotros. Es gracias a sus magníficos sentidos.

Para los gatos, ellos no están observando nada extraordinario, al menos si eres un gato. Los gatos reciben constantemente a través de sus sentidos todo tipo de información y la mayoría de las veces es mucho más fiable que la que percibimos nosotros.

Los sentidos del gato, más impresionantes que las historias de fantasmas, verdad?

Salir de la versión móvil