La Loca de los Gatos

Mi gato pasa mucho tiempo solo

La mayoría de nosotros adoramos los gatos y tenemos uno en casa, pero el horario de trabajo implica que pasemos muchas horas fuera de casa y notamos al llegar que nuestro gato nos pide más atención. Algunos piensan en traer un «hermanito» para que jueguen juntos y otros, por razones de organización, económicas, responsabilidades, traslados y mudanzas, etc, preferirían tener solo uno. A veces también ocurre que la soledad es sólo temporal y en un tiempo sabemos que volveremos a pasar más horas con ellos.

El gato no necesita compañía ni que haya nadie cuidándole, lo único que requiere es agua, comida y arena. Pero la soledad nos trae un pequeño problema si nuestro gato no tiene acceso al exterior: el aburrimiento. Cuando nuestro gato pasa demasiadas horas solo se aburre y empieza a demandar excesiva atención cuando llegamos a casa. Puede que se pase las noches corriendo o llorando, que cuando nos despertemos empiece a seguirnos y llorar, maullando sin parar. También puede comenzar a destrozar cosas, jugando con los objetos que no debe…

Los periodos de aburrimiento no son muy largos, ya que el gato duerme la mayor parte del tiempo, pero es cierto que hay que prestarles atención para que nuestro gato esté feliz y activo.

Si no estáis convencidos o no podéis no os aconsejo que traigáis otro gato a casa, ya que es una responsabilidad más y supone mayores cuidados. Nuestro gato entrará en una especie de depresión con el recién llegado y comenzará un laaargo periodo de celos, en el que nos retirará algún que otro gesto amoroso (al principio todo será odio y luego, en un par de años, se le habrá pasado). Os recomiendo pues que antes de tomar una decisión definitiva probéis estos consejos, ya veréis como vuestro gatito os lo agradece.

1. Déjale espacio suficiente. Siempre estamos hablando de la actitud curiosa de los gatos. Hay personas que se van a trabajar dejando a sus gatos recluidos en una habitación. Si disponen de muy poco espacio es más probable que se aburran porque no tienen nada que hacer ni que investigar. Cuanto menos espacio tengan más probable es que estén aburridos en nuestra ausencia.

2. Proporciónale un lugar donde arañar. Lo ideal es tener rascadores en varios puntos de la casa (mínimo mínimo uno, pero si podemos tener dos es bastante recomendable) los hay de muchos tipos y sirven para que el gato afile sus uñas sin destrozarnos el mobiliario. Es conveniente fijarnos en las preferencias de nuestros gatos para proporcionarle el rascador más adecuado a sus gustos. Si al gato le gusta rascarse en el sofá, podemos comprar rascadores verticales, por el contrario si le van más las alfombras lo mejor son los horizontales. Lo ideal es que tengan varias alturas y algunos juguetes colgando.

3. Un lugar de diversión: Por todos es conocida la afición que tienen los gatos por las alturas. Es por lo tanto recomendable facilitarles el acceso a algún lugar adicional para trepar. Estos le van a facilitar a nuestros amigos cierta altura para hacer ejercicio y un perfecto lugar donde hacerse las uñas sin peligro. Podemos escalonar los muebles que tenemos o bien podemos usar los espacios verticales de casa, poniendo por ejemplo estantes a distintas alturas en la pared. Puedes ver muchas más ideas aquí.

4. La ventana de mirar: Asegúrate de que tu gato tiene acceso a una ventana que le permita tomar el sol. De hecho, tu gato obtiene algunos de sus necesidades de vitamina D a partir de la exposición de su pelaje al sol, por eso les gusta tanto. Un acceso cómodo a la ventana puede ser proporcionado situando un árbol rascador para gatos cerca o abriendo una ventana sobre alguna cómoda o mueble de cierta altura. Aparte de lo beneficiosos que puedan resultarles los baños de sol se pasarán horas mirando el ajetreo y el movimiento de la calle, los pájaros en el cielo, los insectos… Si quieres más ideas para «gatificar» una ventana para tu gato puedes verlas aquí.

5. La ventana de oler: El sentido mas desarrollado del que disponen es el olfato, así que si también les proporcionamos un respiradero o una abertura (una ventana abierta con la persiana casi bajada del todo servirá) seguro que se deleitaran husmeando y recibiendo información del barrio o la naturaleza a través de sus fosas nasales.

6. Comida para cazar: Todos los gatos presumen de ser buenos cazadores, pues que lo demuestren… Encontrarse todos los días la misma comida en el mismo comedero aburrirá al más paciente de los gatos. Sin embargo si les escondemos pequeñas raciones de piensitos o premios por la casa le obligaremos a explorar su territorio. Si ademas estos están ocultos de tal manera que los tengan que sacar de uno en uno con la garra tanto mejor, se pensarán que nos los están sisando y les sabrá el doble de rico.

7. Juguetes: Una buena rotación en los juguetes que les dejamos cuando están solos, contribuirá a que éstos sean cada vez nuevos y sorprendentes; si por el contrario siempre tienen a su disposición los mismos juguetes estos dejarán de ser atractivos enseguida.

Sin duda el mejor juguete que puede tener tu gato es a tí. Participa todo lo que puedas en sus juegos, incítale a que corra y persiga las pelotitas que le lances. Azúzale con un ratón atado al extremo de un palo, saca al cazador que se esconde dentro de él. Siempre está la opción de jugar al láser (yo creo que es el preferido de todos los gatos). Apunta con un puntero láser al suelo como si fuera un insecto y tu gato correrá tras de él para cazarlo. Diversión garantizada.

8. Sorpréndele: Una simple caja de cartón puede proporcionar horas de entretenimiento y exploración a nuestros gatos. De vez en cuando déjales alguna caja boca abajo y con algún agujero para que metan la zarpa. Poniéndoles algún espejo en su zona de juegos conseguimos no sólo que se entretengan sino que también les ayudamos en su socialización y se acostumbran a ver otros gatos.

9. Zona de descanso: No hay que olvidar que los gatos necesitan su lugar de aislamiento, donde ciertos momentos del día o noche desean estar solos y relajados en un lugar que se sientan protegidos y aislados. Generalmente, eligen lugares altos y cerrados. Si es posible, se le debe proporcionar un santuario en algún lugar de la casa donde ellos se sientan más cómodos y protegidos de ruidos, otros animales, personas, etc.. Este santuario no tiene por qué ser un lugar muy elaborado, simplemente tiene que ser un lugar inaccesible para los demás. Una caja de cartón en lo alto de un armario servirá. Esta prevención puede ayudar a evitar una situación de ansiedad y estrés, desencadenado por algunas de las razones anteriormente nombradas.

10. Distracciones sonoras: Ponles la radio o la tele para que el silencio de la casa en soledad no les facilite estar pendientes de los sonidos de la casa, de cuando entras, cuando sales, ruidos que puedan asustarles. Un poco de música o conversación de la tele o la radio de fondo les hará estar más a lo suyo y también un poco de compañía humana.

11. Traer otro gatito: Si a pesar de todos nuestros intentos el gato sigue aburrido y estresado o simplemente no podemos pasar el tiempo necesario con él, lo mejor es buscarle un nuevo compañero con el que pueda jugar y pelearse. Os recomiendo siempre siempre siempre la adopción.

Vía: Migato
Salir de la versión móvil