La Loca de los Gatos

Mi gato araña los muebles

Hoy quiero explicaros por qué vuestro gato se ensaña arañando el sofá o algún que otro mueble de vuestra casa. El motivo del marcado con las uñas en nuestros muebles se debe a una cuestión de marcaje territorial y no a la necesidad de afilar las uñas.

Y para evitarlo tenemos una solución digna, sencilla y económica: Elegir el rascador más adecuado para nuestro gato. 

 

Bien, ¿Cómo elegimos un buen rascador? Hay varios factores importantes a la hora de elegir el rascador adecuado. Siento enormemente deciros que la mayoría de productos del mercado para el marcaje de uñas de nuestro gato son inadecuados, por lo que el típico pequeño rascador con una cabeza de ratón no nos sirve, tendremos que seguir buscando o fabricarlo nosotros mismos (os hago recomendaciones de algunos muy buenos al final).

¿Cuáles son los requisitos de un rascador adecuado? Lo más importante es el tamaño y el peso (nuestro gato casi siempre elige una mesa o un sofá y no podremos engañarlo con una pequeña tablita para rascar). Debe de ser alto, de un largo ininterrumpido (que no sea un trocito para rascar, un estante para subirse, un trocito más y una casita…) Debe tener una buena superficie continuada para rascar y peso suficiente como para que no se mueva (recordad el sofá, es por su bien). Si no pesa tanto podemos añadirle material antideslizante a la base para que quede fijo.

El tercer y último requisito sería tener en cuenta que la cobertura sea atractiva para ellos (más aun que nuestro sofá). Para ello podemos elegir un rascador de fibras, de mimbre o de tela áspera como de saco. Hay que ponerlo en una zona de paso, bien visible, un sitio por donde pase después de comer o para ir a dormir.

¿Cómo le enseño a utilizarlo? En primer lugar rociaremos el rascador con algún olor agradable para ellos: por ejemplo catnip, o podemos aromatizarlo con un poco de pienso, unos huesos de aceituna o cualquier olor que llame su atención. En segundo lugar, llevaremos al gato hasta allí, cuidadosamente sacaremos sus zarpitas y arañaremos con ellas varias veces. Repetiremos ésto varias veces más. Después cogeremos una cuerda o uno de sus juguetes y jugaremos con él a la caza sobre la superficie del rascador. Así el olor del marcaje se irá impregnando y el gatito aprenderá el gesto de arañar en ese lugar.

Es imprescindible que cada vez que se dirija a arañar algún mueble lo disuadamos y lo llevemos sin asustarlo hasta su nuevo rascador.

Seguir éstas instrucciones pacientemente garantiza que un gatito pequeño tendrá una conducta adecuada a la hora de arañar, sin embargo habrá que ser aún mucho más paciente con un gato adulto, incluso tener presente que muchas veces no funcionará si no se le enseñó desde pequeño.

¿Qué hacemos si nuestro gato adulto nos está destrozando el sofá? Lo primero es hacer todo lo anterior, para que tenga una alternativa para rascar. Después debemos tener en cuenta que los regaños no suelen funcionar con los gatos así que vamos a utilizar tácticas disuasorias: Rociar el muble en cuestión con olores desagradables para ellos, como por ejemplo un repelente para gatos en spray, la cáscara de naranja, el limón… Si ésto no funciona podemos optar por recubrir la superficie con una textura desagradable para ellos (plástico o papel albal, por ejemplo) o bien usar las tiras antiarañazos Sticky Paws, diseñadas expresamente para evitar el rascado en los muebles. Esto le obligará a buscar un sitio alternativo. Con suerte, optará por el rascador si éste cumple con las condiciones indicadas. ¡Ah, sí! Y hay que tener un poquito de paciencia ;). Puedes leer más en este enlace.

Os dejo unos modelos de rascador (en realidad no todos son rascadores, pero son mucho mejores) totalmente recomendados:

asiento con estructura de hierro que tu gato puede usar como rascador de ikea.

 

un buen felpudo con base antideslizante puede ser el mejor de los rascadores, si se siguen los consejos

Rascador de 3 alturas fabricado en fibra de banana

Rascador Multi Altura

Enlaces de interés:

 

Salir de la versión móvil