La Loca de los Gatos

Los ácaros en las orejas del gato

La mayoría de las veces el primer signo de que nuestro gato tiene ácaros en las orejas será la aparición de una herida detrás de la oreja. Es más, cuando curamos esa herida para que cierre vemos que no es así, que nunca mejora… Una de las posibles causas por las que tu gato se rasca o tiene una herida detrás de la oreja puede ser la presencia de ácaros en las orejas.

Los ácaros son molestos para nuestro gato, producen bastante picor, por lo que estará rascándose tras la oreja hasta que solucionemos el problema que hay en el interior, incluso aunque se stén produciendo heridas. Estas heridas no se cierran porque el gato sigue rascándose.

Si queremos estar seguros de que nuestro gato tiene ácaros en las orejas tendremos que explorarlas. Las orejas de un gato son de color rosa claro cuando están sanas. Pueden tener un poco de cera pero no una capa visible de cera marrón o negruzca.

Si tu gato se rasca una o ambas orejas constantemente y/o tiene cera negra o marrón en su interior posiblemente tenga ácaros en las orejas (las orejas con ácaros tienen un aspecto parecido al de la foto, con una especie de cera de color oscuro).

¿Qué son los ácaros?

Son insectos de tamaño microscópico que viven dentro de las orejas del gato y se alimentan de la piel. El principal problema de los ácaros es que se reproducen muy rápido y con mucha facilidad. En una camada donde la madre tenga ácaros, seguramente todos los gatitos tendrán ácaros. Si llevamos a casa un gato con ácaros más tarde o más temprano los demás también los tendrán.

¿Como se si mi gato tiene ácaros?

Si sus orejas no son completamente rosas y tienen una especie de cera de color oscuro puedes estar ante una oreja con ácaros. Para verificar que se trata de ácaros y no una infección de oido debemos llevarlo al veterinario, que los examinará con el microscopio.

Es muy importante que lo llevemos al veterinario ya que el gato está muy molesto con los ácaros. Le pica la oreja, se rasca, se producen heridas… los ácaros pueden llegar a partes de la oreja en que sean difíciles de eliminar.

¿Y por qué tiene las orejas sucias con lo limpio que es y lo bien aseado que lo tengo siempre?

¡Que no cunda el pánico!. Los ácaros en las orejas son una de las enfermedades más comunes en los gatos. Se contagian tan rápidamente que prácticamente no nos da tiempo a reaccionar. Además la limpieza de orejas que nuestro gato realiza a diario es insuficiente para eliminarlos, por lo que vamos a necesitar la ayuda del veterinario.

Eliminar los ácaros:

Una vez que el veterinario haya verificado que las molestias de nuestro gato se deben a la presencia de ácaros el tratamiento es sencillo. Tan solo tenemos que aplicar unas gotas en las orejas de nuestro gato según las indicaciones que nos de el veterinario. Si hay más gatos en casa seguramente tendremos que aplicarlas a todos ya que los ácaros son muy contagiosos. En pocos días nuestro gato estará como nuevo y podremos ocuparnos de curarle la herida tras las orejas para que cicatrice correctamente.

Salir de la versión móvil