La Loca de los Gatos

¿Que la puerta para gatos la inventó quién…?

Sabíamos que hay personajes famosos, celebrities, personas importantes en la historia, que han vivido rodeados de gatos.

Lo que, al menos yo, no sabía es la implicación de Sir Isaac Newton en la invención de la puerta para gatos o gatera.

Esto es lo que cuenta la historia

Según expica Cyril  Aydon en «Historias curiosas de la ciencia»

Mientras trabajaba en sus investigaciones no le gustaba ser molestado, pero tenía una gata que continuamente maullaba para entrar y salir de la casa. Así que, hizo un agujero en la parte inferior de la puerta – gatera – para que el felino no le molestase. Como la gata tenía la costumbre de pasear por el barrio y flirtear con los vecinos, felinos lógicamente, pasó lo que tenía que pasar, nacieron varios gatitos.

Newton hizo también hizo uno o varios agujeros más pequeños para que pasaran los gatitos también.

Leyenda urbana o realidad 

Es en los últimos años cuando ha cobrado relevancia esta historia que atribuye a Newton la invención de la puerta para gatos. La historia ha ido transmitiéndose como una especie de leyenda urbana desde que un autor anónimo la publicara en una columna de anécdotas. El columnista ridiculizaba a Newton por haber hecho un agujero grande para la gata y otro pequeño para los gatitos, sin advertir que con toda probabilidad los gatos pequeños seguirían a su madre a través del agujero más grande.

Algunos biógrafos de Newton habían descrito su vivienda, llegando a mencionar que no habitaban en ella perros o gatos. Sin embargo…  

Los agujeros y el manzano

Sin embargo, alrededor de 60 años antes, un miembro de los círculos sociales de Newton en el Trinity, llamado JMF Wright, informó esta misma historia (de origen desconocido) en su libro de memorias fechado en 1827, y agregó: «Independientemente de que la historia sea cierta o falsa, lo que es indiscutiblemente cierto es que que hay en la puerta hasta la fecha dos agujeros tapados de las dimensiones adecuadas para el paso del gato y el gatito «.

Y lo mismo ocurre con la anécdota de la manzana de Newton. No podemos saber si es cierto que descubrió la ley de la gravedad gracias a una manzana que caía, pero sí sabemos que había un único árbol, un manzano, en la puerta de su casa. Y a día de hoy sigue allí…

Salir de la versión móvil