La Loca de los Gatos

Historia de la arena para gatos (y de hombre que se hizo millonario)

Sin duda la arena para gatos es una gran aliada no sólo de nuestro gato sino nuestra. Gracias a ella podemos convivir con nuestras mascotas en casa sin que esto suponga un gran inconveniente. ¿Lo habías pensado alguna vez? ¿Te habías parado a pensar qué sería de nuestras vidas sin la arena para gatos?

H. Edward Lowe es el hombre al que debemos estar agradecidos de por vida.  Todo comenzó en 1947, en el negocio que su padre tenía, una empresa de materiales de construcción en Michigan. Cuenta la historia que una vecina de Lowe, Kaye Drape, le pidió ayuda para “encontrar algún tipo de arena o material absorbente” para utilizar en la caja del gato, en lugar de la ceniza que solía ponerle (en aquella época se solía usar hollín o en su defecto cualquier tipo de tierra). Su respuesta fue la arcilla granulada. La compró, le gustó y volvió a por más.

Entonces Lowe, con un claro instinto emprendedor, se dio cuenta de que podía beneficiarse de algún modo de las cacas de gato del vecindario. Cogió varias bolsas de papel y las llenó de arcilla granulada. Escribió «Lecho para Gatos» (Cat Litter) en ellas y se presentó con las bolsas en la tienda de animales local. Cuando el dependiente vio el producto tan solo pudo negarse alegando que en ningún modo podía pedir 65 centavos por la tierra porque la arena está en todos lados y por eso debe ser mucho más barata. Lowe le dijo «Está bien, déjalas aquí» y las dejó en la tienda.

La jugada de Lowe dio sus frutos y los dueños de gatos iban a por más arena a la tienda y estaban totalmente dispuestos a pagar por ella una vez que habían comprobado su capacidad de absorción y control de los olores. Y así nació el negocio de la arena para gatos. Lowe pasó bastante tiempo recorriendo tiendas con el maletero de su coche lleno de bolsas de arena. En 1964 fundó la marca Tidy Cat y se sabe que llegó a ser millonario.

Hasta la invención Lowe la mayoría de los dueños de gatos no tenían más remedio que dejar que sus gatos salieran de la casa para hacer sus necesidades. La llegada de la arena para gatos trajo consigo la posibilidad de que un gato domesticado pudiera mantenerse exclusivamente dentro de una casa.

El resto ya lo sabéis, podemos usar perlas de sílice de unas y otras marcas, absorbente  ecológico y hasta un sistema para que el gato utilice el WC.

vía Siglo21.

Salir de la versión móvil