La Loca de los Gatos

Haz una cama de gato en un minuto

Hace poco comentaba algo sobre la particular forma de los gatos de aparecer en nuestras vidas. Es posible que muchas de las veces que viene un nuevo gatito a casa sea de forma inesperada: aparece un cachorro perdido en el vecindario, un amigo ha tenido cachorros y quiere regalarlos, alguien tiene que buscar un nuevo hogar por la llegada de un bebe, o la más pintoresca y eficaz de todas, unos niños han encontrado un cachorro de gato abandonado por su madre y le buscan dueño. Así llegó el último gato a casa… lo habían lavado y venía mojadito,  moqueando, estornudando, con conjuntivitis y diarreas por los parásitos intestinales. Tenía un mes y unos niños pequeños, de 6 – 7 años lo habían encontrado desorientado en los contenedores de basura, buscando algo que comer. Obviamente se quedó en casa.

Quiero decir con esto, que muchas veces no tenemos tiempo para preparar un lugar con anterioridad a la llegada de nuestra mascota a casa. Y que cuando ya está en casa es posible que necesite cuidados inmediatos.

Os dejo los pasos para hacerle una camita cómoda, tierna y calentita en menos de un minuto. ¡¡Estará encantado de haberos encontrado!!

Yo la he hecho con solo 3 objetos que podemos encontrar fácilmente en casa o alrededores: una caja de verduras, una almohada y una manta.

1. Cogemos una caja que tengamos libre. Puede ser una caja de almacenamiento de estas con tapa y ruedas, una caja de cartón o cualquier otro tipo. Yo he usado una caja de verduras que tenía en casa. Son muy fáciles de conseguir, en los supermercados y las fruterías están constamente tirando cajas de verdura. Muchas de ellas están perfectamente limpias y tienen buen acabado o incluso asas. Yo suelo tener varias en casa, que uso para guardar herramientas, poner los detergentes de la colada, la ropa sucia, etc. Podemos pintarla y decorarla al gusto incluso.

si te gustan las manualidades le puedes hacer el cuartito entero xD

 

Se pueden hacer cosas muy chulas con cajas de verduras

 

Mi caja de verduras

2. Cogemos nuestra caja y la rellenamos de algo blandito. En mi caso he puesto una almohada de plumas que tenía guardada, porque era demasiado mullida para mi. Como es un poco más grande que la caja ha quedado genial, blandita pero suficientemente gruesa. En caso de que no tengáis una almohada podéis poner una manta, una toalla doblada, unas sábanas, cojines… llenad el fondo de la caja con cualquier cosa que aisle del frio y sea blanda.

Almohada

Metemos la almohada como colchón en la caja

3. He cubierto la superficie con una mantita polar doblada. Como el fondo que hemos puesto puede ser cualquier cosa (en mi caso una almohada de plumas arrugada) proporcionaremos una superficie lisa y comfortable tapando todo con algún tejido agradable. Para dar uniformidad a la superficie de la camita. Lo ideal es un tejido suave como pueda ser una manta, una sábana de franela, una mantita de esas para usar en el sofá, un jersery viejo, una toalla…

Manta pequeña

¡Ya está!

¡Ya tenemos lista nuestra camita! ¿Y dónde la ponemos? Lo ideal es ponerla en un sitio apartado pero desde donde pueda estar vigilante. Si es un recién llegado incluso medio escondido.

Lo más importante para que la use es buscar un sitio adecuado

Yo se la puse debajo de la cama, por el lado que da al radiador 😀 ¡El mejor sitio para ella!

Aina cuando llegó

Aina de mayor… segundos antes de comerse mi planta

Salir de la versión móvil