La Loca de los Gatos

Artrosis Felina: Causas y síntomas

La artrosis felina u osteoartrosis es una enfermedad crónica de las articulaciones, que son estructuras del organismo que hacen posible los movimientos de las diferentes partes del cuerpo. Esta afección es muy común, sobre todo en gatos mayores, y a veces puede ser muy difícil de detectar. La principal razón de que no sea fácil de percibir es que nuestros compañeros felinos son muy poco dados a expresar sus dolores, y son capaces de esconderlos muy hábilmente, a pesar de que las molestias que esta enfermedad puede provocar son bastante intensas.

Los trastornos de las articulaciones afectan progresivamente a la estructura y a la función de las mismas, apareciendo síntomas de dolor debido a la inflamación y degeneración del cartílago, y afectan principalmente a la cadera, codo y rodilla. La edad es el principal factor de riesgo para padecer osteoartrosis, debido al desgaste natural de las articulaciones, pero también son importantes otros factores como el sobrepeso, debido a la presión excesiva ejercida por ‘los kilitos de más’, y porque el tejido adiposo actúa en el metabolismo contribuyendo a los procesos inflamatorios.

Nosotros, los compañeros humanos de nuestros felinos, tenemos un papel clave en la detección de esta enfermedad. Para saber si nuestro gato puede estar padeciendo osteoartrosis debemos tener en cuenta que no hay un patrón único de síntomas asociados al dolor para todos los gatos, ya que cada individuo puede manifestarlos de distinta manera. Los principales signos pueden ser:

Como vemos, la artrosis felina pude traer muchos inconvenientes para nuestro gato, y será conveniente que estemos atentos a sus posibles síntomas. Esto cobra especial importancia si tenemos un gato de más de diez años, para que, dentro de lo posible, podamos prevenir y detectar a tiempo esta afección. Son muy recomendables chequeos veterinarios periódicos, pesar regularmente a nuestro gato y controlar la ración diaria, para evitar el sobrepeso.

Además, siempre es conveniente aportarle un alimento adecuado a su edad y estado (talla, modo de vida, esterilización, etc.).

Royal Canin ha desarrollado un sitio web con información sobre movilidad gatuna, y tiene un test para ayudarnos a saber si nuestro gato padece esta afección. No obstante, ante cualquier sospecha siempre lo más aconsejable es visitar al veterinario.

Salir de la versión móvil