Los gatos y los arañazos, una solución por Jackson Galaxy

Este post tiene ya varios años, pero me sigue pareciendo muy interesante. Originalmente fue escrito por Jackson Galaxy (experto en comportamiento felino) y el Veterinario Jean Hofve. Es muy completo, habla un poco de todas las medidas existentes para enseñar a nuestro gato a usar el rascador en situaciones en que ya ha elegido un mueble y parece que no va a desistir.  Reconozco que es un poco largo, pero si lo léeis enterito estoy segura de que sacaréis bastantes cosas en claro. Tenéis el enlace al texto original aquí y a continuación os dejo una especie de traducción-resumen con distintas aportaciones por mi parte. ¡No te olvides de aportar también tus trucos en los comentarios!

Las zarpas del gato, uñas de gato o garras son una parte vital para todos y cada uno de los gatos. Tienen una importancia fundamental tanto a nivel físico como social y emocional. El rascado de nuestro gato no solamente es natural sino que también es absolutamente imprescindible para ellos, por lo que es algo que debemos tratar de aceptar y a la vez canalizar de modo que no sea una molestia para nadie.

Estas son las funciones principales del rascado en los gatos domésticos:

  1. Ayuda a eliminar las uñas desgastadas, de modo que la parte muerta que recubre la uña se cae y se muda, dando lugar a una nueva uña fuerte y sana.
  2. El rascado es un ejercicio que ayuda a nuestro gato a estirar y ejercitar la parte superior del cuerpo.
  3. Sirve para que nuestros gatos puedan marcar su territorio visualmente. Y nuestra casa lo es.
  4. Los gatos tienen unas glándulas entre los dedos de las patas que segregan su propio olor cuando arañan.

Por lo tanto debemos tener muy claro que el rascado es esencial en el bienestar del gato en tanto que es una actividad que facilita su comunicación, adaptación, seguridad y además es muy saludable para ellos física y mentalmente. Y eso es algo que debemos respetar y facilitar en la medida de lo posible. “Los arañazos son salud y bienestar”. Eso sí, para no entorpecer la convivencia tratemos de llevarlos al lugar adecuado.

Una de las frases que me ha llevado a compartir este artículo con vosotros es esta, dedicada a tooodos los dueños de gatos que queremos solucionar problemas de marcaje poco adecuado con las uñas. Jackson lo plantea así:

“Deberíamos reformular una de las preguntas más populares y en lugar de preguntarnos ¿Qué puedo hacer para que mi gato deje de arañar? comenzar a preguntarnos ¿Cómo puedo hacer que mi gato arañe en un lugar más adecuado?”

Por supuesto, ni que decir tiene, que dada la necesidad del gato de arañar (incluso los gatos domésticos) bajo ningún concepto debemos practicar la desungulación (extirpar las uñas quirúrgicamente amputando la última falange de los dedos de modo que las uñas retráctiles del gato desaparecen para siempre) ya que afectará de forma negativa al bienestar y salud de nuestro gato. 

Enseñarle dónde “SI”

Si queremos solucionar el tema de los arañazos (en el sofá o cualquier otro mueble) a largo plazo no podemos andarnos con soluciones temporales o apaños o “he puesto esto aquí para probar…” Hay que darlo todo si queremos tener éxito. Debemos proporcionar a nuestro gato un sitio donde pueda rascar a sus anchas. Mejor dicho, deberemos proporcionar varios lugares de rascado, dependiendo sobre todo de cuánto y en cuantos sitios diferentes a nuestro gato le guste rascar.

Para empezar, si nuestro gato rasca los dos brazos del sofa, pues colocaremos dos postes de rascado justo en ese sitio. Al menos al principio, eso hará que nuestro gato “capte” mejor el mensaje.

Igualmente podemos rociar el rascador con catnip o algún spray atrayente.

¿Qué rascador elijo?: Poste, trepador, cartón…

Los árboles para gatos o rascadores trepadores con estantes y casitas bien altos, de varias plantas, tienen algunos beneficios, uno de ellos es proporcionar una superficie de rascado común para todos en una casa con varios gatos. Además les proporcionan buenas vistas de todo lo que ocurre alrededor y un lugar seguro alejado de las visitas.

Sin embargo, hay otras opciones. No todos los gatos van a usar el árbol rascador (esto me recuerda a un gato muy anciano que tenía yo y que estaba bastante gordito. Sus articulaciones ya no le permitían saltar o trepar demasiado – más bien casi nada) por lo que antes de invertir dinero y tiempo en comprar o fabricar un árbol rascador deberemos estudiar un poco las preferencias de nuestro gato.

Existen rascadores de cartón muy económicos y a la vez efectivos para los gatos amantes de las alfombras como este, rascadores en forma de rampa para los que arañan los muebles pero por la parte más baja, o árboles y postes de diferentes tamaños para los gatos que estiran todo el cuerpo y les gusta quedarse enganchados solamente con sus garras, suspendidos sobre nuestro mueble. Y otros muchos más, como juguetes que incorporan rascador o rascadores de cartón con multisuperficie de rascado com0 este.

Aparte del tipo de rascador el material del que esté hecho también es importante. Algunos gatos prefieren el sisal o cuerda, otros la madera natural, que es lo más parecido a lo que rascarían en la naturaleza… un árbol! Jackson nos indica que podemos probar con una plancha o trozo de tronco de sequoia o cedro si queremos probar con un trocito de naturaleza (maderas blandas).  Nos aconseja también que tengamos mucho cuidado con los rascadores que están cubiertos de tejidos similares a la alfombra o moqueta ya que si tenemos alfombra o moqueta en casa nos va a resultar muy muy muy difícil que nuestro gato comprenda “por qué en esta alfombra sí puedo rascar pero en esta otra no”.

Como indicábamos al principio, en los últimos años también se está trabajando con el cartón para fabricar todo tipo de rascadores, ya que éste parece atraer a los gatos de forma natural.

Lo que debemos comprobar

Recuerda que los gatos utilizan el rascado para ejercitar sus extremidades superiores y estirarlas adecuadamente, para lo cual el gato debe tener suficiente confianza en que el rascador va a aguantar bien antes de dejar caer todo su peso sobre él. Si el rascador tiene una base pequeña o inestable, nuestro gato puede percibir que se mueve o se tambalea, por lo que se irá a rascar a un lugar mucho más grande, pesado y estable, como por ejemplo un sofá.

Cómo enseñar a tu gato a utilizar sus muebles (y no los tuyos)

Una vez que el rascador está en casa y colocado en el lugar adecuado, para enseñarle a usarlo podemos frotarlo o rocialo con catnip, o usar el juguete favorito de nuestro gato, de modo que mientras él lo caza estará aprendiendo el gesto de rascar sobre ese rascador, estará impregnando su olor y además estará estableciendo una relación muy positiva con el acto de rascar en su rascador.

Enseñarle donde “NO”

sofa papel aluminio gato

Jackson nos propone los siguientes métodos para romper el hábito que tiene ya nuestro gato de rascar en lugares inapropiados (nuestros muebles) de forma que estamos sustiyendo una sensación placentera para ellos por algo que no es nada placentero para tu gato, para que finalmente desista y deje finalmente de utilizar ese mueble.

Algunos ejemplos que pueden servirnos:

  • Cubrir la zona con papel de aluminio (más o menos como en la foto superior)
  • Cintas adhesivas Sticky Paws, que harán que nuestro gato deje de usar el mueble como rascador, sin estropear la madera o tejido del mueble (más info e imágenes).
  • Plásticos protectores de moqueta, con la parte de los pinchos hacia arriba (esto es más común en Estados Unidos, en cualquier caso debe buscarse en las tiendas de bricolaje o bien en las tiendas de mobiliario de oficina).

Lo más importante de todo, elijas la opción que elijas, es recordar siempre que estos métodos aversivos solo funcionarán si el gato dispone de una superficie alternativa igual o más atractiva.

Trucos para entrenarle a usar el rascador

Para conseguir hacer el cambio de la zona de rascado “inadecuado” a un nuevo lugar debemos verlo como un proceso ya que supone un cambio importante en sus hábitos y costumbres, por lo que debemos hacernos a la idea de que hay que ser pacientes y perseverantes.

A medida que el gato va usando el rascador podemos comenzar a retirar algunas de las medidas aversivas.

Durante el tiempo de adaptación del gato al rascador es recomendable que cada día dediquemos unos minutos a rascar con nuestros dedos en la cuerda, invitándole a que él también lo haga, atraído por el sonido que este movimiento produce. Una vez que arañe allí le premiaremos con alabanzas y mimitos y también algún snack que le guste. Es muy importante que la recompensa sea durante el rascado, un nanosegundo después y nuestro gato no tendrá ni idea de por qué le premiamos. Seguramente le gustará el premio igual, pero no va a pillar el mensaje.

Algunos gatos lo pillan a la primera, les pones el rascador, los llamas para que jueguen y… listo! Pero si tu gato está tardando algo más en pillarlo puedes usar alguna fórmula floral que ayude en el adiestramiento (En el post original se recomienda el uso de  “Feline Training” fabricado por Spirit Essences que es la marca de los productos diseñados por el propio Jackson Galaxy para el comportamiento. Estos productos solo pueden encontrarse en EEUU, pero seguramente algún experto en flores de Bach para gatos puede preparar la solución adecuada). 

Si pillas al gato rascando en el lugar no deseado (llamémosle sofá) o intentándolo incluso con los trucos disuasorios para que no lo intente, podemos decirle EH! pero nada de seguir refunfuñando o tratarlo de forma “culpable” o regañarle diciendo su nombre… Después podemos acompañarlo al nuevo rascador que sí debería usar, pero de la forma más entusiasta posible, sin rencor por lo que acaba de ocurrir, no debe haber ninguna asociación negativa.

Ten paciencia, incorporar este nuevo comportamiento a la vida de nuestro gato puede llevar unos meses. Pero una vez aprendido, aprendido para siempre.

Cortar las uñas

Podemos cortarle la puntita de las uñas a nuestro gato para prevenir cualquier tipo de destrucción (ojo! no confundir con la desungulación). Cortaremos solo la puntita con un cortauñas especial para gato siguiendo las instrucciones (video explicativo aquí). No hay ninguna contraindicación en cortar las uñas a nuestro gato, lo único que es un poco como lavarlos, si no están acostumbrados no les suele gustar. Las uñas vuelven a crecer más fuertes hasta que volvamos a cortar la puntita.

Cortar las uñas (solo la puntita) no es solo una solución para que no estropeen los sofás. Hay gatos trepadores (también muchos cachorros escalan) que, si no disponen de un árbol en casa pueden trepar por las cortinas o por las piernas y espaldas humanas y eso sí que puede ser un inconveniente mayor o suponer un peligro.

Empieza desde pequeño: Es más fácil comenzar a cortar las uñas de los gatos desde cachorros pero también es cierto que incluso un adulto puede disfrutar cuando le hacen las uñas si a cambio recibe un agradable masaje de patitas.

Despacio: Si tu gato tiene unas almohadillas muy sensibles puedes probar a cortarle las uñas tras una agradable sesión de caricias. Cuando esté relajado prueba a coger su patita y si no se resiste es el momento adecuado para cortar sus uñas. Puede que la primera vez no podamos cortarle todas, pero podemos repetirlo de modo que asocie la sesión de manicura a algo relajante, agradable y positivo.

Aprovecha las siestas: Cuando esté dormido puedes ir con cuidado y en silencio y ponerte en una posición cómoda que no suponga un peligro en caso de que se despierte. Es posible que te deje cortarle algunas uñas más. Puede que todas!

Solo tienes que cortar la punta: Para que el gato deje de treparnos a nosotros o destrozar los muebles no hay que hacer una manicura a fondo, con solo cortar la puntita es suficiente. Más vale que nos quedemos cortos, ya que si alcanzamos las venillas que hay en la uña será doloroso para nuestro gato y sangrará. Tienes un video explicativo aquí.

Asegúrate de que tus tijeras se mantienen afiladas:  Tanto si usas un cortauñas tipo tijera como si lo usas de guillotina, debes saber que con el uso y el paso del tiempo las cuchillas no estarán tan afiladas como al principio, lo que puede dificultar esta tarea.

Otras Soluciones

Las tiras adhesivas Sticky Paws que comentábamos anteriormente son una especie de cinta adhesiva de doble cara pero en tamaño grande, con una superficie adhesiva que no daña el gato y otra que es desagradable para el gato. Hace que el gato no se sienta cómodo en el lugar donde la ponemos y aprenda a quedarse lejos.

Las fundas para uñas (amadas y odiadas), según Jackson Galaxy, especialista en comportamiento felino y amante de los gatos son un “último recurso” mucho más humano que la desungulación.  En mi opinión las fundas para uñas pueden ser una solución pero solo lo aplicaría a una situación más temporal y urgente, como por ejemplo si nos tenemos que alojar en casa de otra persona y dice que “el gato no porque araña los muebles” o “tienes que dar al gato porque está destrozando todo” o algún que otro caso excepcional. En cualquier caso hay miles de personas con gatos y circunstancias diferentes, intentemos no ser radicales y tratar de imaginar que nosotros nos encontráramos en una encrucijada de este tipo, seguro que lo usaríamos temporalmente y de la forma más responsable, y si esto va a ayudar a un solo gato en el mundo, que así sea.

Para mi hay otro factor muy importante a la hora de planificar la estrategia “cambiar sofá por rascador” que es observar a nuestro gato. Hay gatos que rascan, pero también los hay que trepan, que reptan, que se enganchan y se quedan colgando… muchas de esas cosas no van a estar contempladas en la mayoría de los artículos que se escriben sobre el tema, porque requieren una observación individual. No se trata de comportamientos generalizados, cada gato es un mundo y así es como se expresan. Así que mi recomendación siempre es la observación porque ellos nos lo van a decir todo. Si tenemos 3 gatos y uno de ellos no usa el rascador debemos observarle, ver qué es lo que tiene el sofá que no tenga el rascador, ver de qué forma lo usa, el recorrido que hace con las uñas, el ejercicio que hace en él… solo así acertaremos qué necesidad es la que tiene. Para daros alguna pista de por donde empezar fijaros si lo usa para trepar, si lo usa para reptar y si se cuelga de alguna forma específica porque nuestro rascador debe proporcionarle eso mismo, si no no servirá de nada.

Desungulación NO

Finalmente, algunas personas siguen optando por la desungulación para proteger sus muebles, supongo que en su mayoría porque no saben el trauma que esta práctica supone para nuestros gatos.

La desungulación supone la amputación de 1/3 de la garra del gato. Los gatos desungulados no pueden salir al exterior ya que se encontrarían absolutamente desprotegidos y aunque no haya una agresión real, ellos se sienten indefensos y ante cualquier peligro huirían, quedando absolutamente indefensos y desorientados.

Los gatos a los que se le ha practicado la desungulación sufren con mucha frecuencia dolor crónico y desarrollan problemas de agresividad o relacionados con el uso de la bandeja de arena.

Si has adoptado un gato al que se le ha practicado la desungulación puedes ayudarle a superar el trauma con ayuda de la fórmula Declaw Remedy from Spirit Essences (como decía antes es la propia marca de Jackson Galaxy de productos naturales formulados espefícicamente para ayudar a los gatos, disponible solo en EEUU) consulta con profesional que conozca las flores de Bach para gatos para trabajar en una fórmula que pueda ayudarle.

Por favor, recuerda que parte del compromiso y la responsabilidad de tener un gato a cargo significa que debemos afrontar los comportamientos indeseados de forma que la convivencia mejore para ambos, reforzando el bienestar emocional de nuestro gato (y de esta forma nuestro vínculo emocional con él) y hacer un esfuerzo para reemplazar los hábitos que nos puedan resultar negativos con asociaciones positivas y ayudar a que nuestro gato tenga confianza para que pueda ser lo más feliz a nuestro lado durante toda su vida.

Si quieres reciclar o hacer un rascador tu mismo tienes más info aquí y aquí.

Si tu sofá ha sufrido daños tienes un truco para disimularlos aquí (sofás de tela) y aquí (para sofás de piel).

¿Y tu tienes algún truco para evitar los arañazos?


Productos de nuestra tienda
Relacionado: Artículos, Comportamiento felino

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

4 Comentarios en "Los gatos y los arañazos, una solución por Jackson Galaxy"

  1. MiMiga dice:

    Tengo varios rascadores repartidos en el piso. Estoy completamente de acuerdo que es
    muy importante observar a nuestros gatos para proporcionarles un rascador idóneo.
    Y me gustaría puntualizar acerca del “lugar adecuado” que es de suma importancia. El mejor rascador no será aceptado si al gato no le gusta su ubicación. Por esto debemos procurar poner el rascador dónde pasamos la mayor parte del tiempo junto a nuestro gato.

    Además habrá que tener en cuenta que el acto de rascar también es una forma de marcaje, y un excesivo rascado, sobre todo en hogares con varios mininos puede denotar un problema entre ellos.

    Saludos felinos.

  2. Agarmi dice:

    Gracias por postear de nuevo este artículo, porque justo ahora yo tengo ese “problema” con mi Kitty. Ya dejó hecho un desastre el sillón de su “abuela” y estamos viendo la forma de que lo cambie por los rascadores que le hemos comprado y hecho. Nos armaremos de paciencia, pero no hay sillón que valga más que esa gata. Aunque ya está todo maltratado, ni hemos de mutilarle sus uñitas (sólo se le hace manicure y lo hace el vet, porque nosotras no nos animamos a hacerlo por miedo a lastimarla), ni tampoco hemos de regañarla bruscamente por seguir rascando con pasión su amado sillón. Voy a seguir toodos los pasos y también a construir otro rascador de cartón, aprovechando unas cajas que ella ya no quiso usar para jugar, porque el cartón ¡le encanta! Saludos desde México, Ciudad.

  3. Maria Teresa dice:

    A nuestros gatos, decidimos dejarles sus propias sillas de descanso y alfombras.
    En realidad no teniamos pensado dejarles las comodas sillas, pero ellos se adueñaron, y ha sido muy beneficioso, ya que alli pueden rascar hasta que les de ganas y jamas han rascado en los sillones ni otro mueble..
    Le plante catnip, pero cero adherencia, ni seca ni fresca!
    Los adiestramos con snack de premio.
    Agradecemos toda la orientacion gatuna, somos amantes de esos felinos!

    Gracias a nombre de Felix y Helga (nuestros gatos) miuaaaaaaaaaaaaa

  4. Verónica dice:

    Muchas gracias por esta nota, tengo 3 gatas y en verdad no tengo problemas de este tipo ya que desde que la mayor llegó a casa solo tuve que enseñarle donde podía rascar y no fue para anda difícil, luego las dos mas chiquitas la imitaron así que el viejo sillón de mimbre se convirtió en rascador, trepador y también cama puesto que se turnan para dormir allí. No se me hubiese ocurrido jamas que les quitaran las uñitas, me parece algo atroz pero lo de las flores de Bach me pareció de lo más natural y se puede utilizar en algunas otras dolencias. Gracias, aprendí muchísmo con esta nota.
    Verónica desde Argentina

© 2016 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos