Razas de gatos: El gato Bengalí

De todos los gatos domésticos, el gato bengalí destaca por su aspecto salvaje, que nos recuerda a un pequeño leopardo. Posee unos enormes ojos brillantes y un pelaje similar a un felino salvaje que le da un aspecto de fiera que no tiene nada que ver con su verdadero carácter: el bengalí es un gato de carácter tranquilo.

¿Por qué el gato bengalí parece un leopardo?

La raza bengalí fue creada con un fin muy específico: conseguir un gato salvaje que pudiese comportarse como un gato doméstico y, ciertamente, es un caso raro. En 1963, surge la idea en EE.UU. de crear un híbrido de gato en el que se utilizó una gata Americana de Pelo corto y un macho de Leopardo Asiático.

Tras el cruce de estas dos razas, se introdujo sangre de otras razas de gatos comunes como el Mau Egipcio, Abisinio y Siamés. El objetivo de estos cruzamientos fue el de conseguir un gato doméstico con el pelaje similar al de un leopardo u otros felinos de manto moteado, en un tamaño reducido.

Un aspecto muy robusto

Los huesos del gato Bengalí son pesados y musculosos y su estructura es muy robusta. Es un gato de gran tamaño, con unas dimensiones de hasta ocho o nueve kilos en los machos, mientras que las hembras sólo alcanzan los tres kilos y medio. La cola de este felino, es gruesa y de tamaño medio con cuartos traseros más elevados.

La cabeza del gato bengalí es ancha, redondeada y levemente acuñada y las mandíbulas son fuertes y anchas. La nariz ancha y larga y de piel color teja y está perfilada con una delgada línea negra. Las orejas pequeñas, como las del Leopardo Asiático, ya que se busca fiereza en su aspecto. El bengalí tiene unos ojos dignos de mencionar: su color es amarillo verdoso y su forma es almendrada.

El manto y el pelo del gato Bengalí son los motivos de la creación de esta raza y, por ello cabe profundizar en su peculiaridad. Su pelo se aplasta sobre el cuerpo y es corto, suave y espeso, a la vez que delicado. Como consejo, es recomendable pasarle un paño por el manto para que el pelo no se quede apelmazado.

El Bengalí es una de las pocas razas que puede tener como único tipo de manto el atigrado. El color de base sí que puede variar de tonalidades: marfil, crema, amarillo, dorado y naranja. También puede variar la tonalidad de las manchas del manto ya que pueden oscilar entre el negro, el chocolate o el canela. Lo que si es obligatorio por el estándar son la punta negra de la cola, las almohadillas plantares y el abdomen, que debe estar moteado.

Al gato bengalí le gusta nadar y pescar

Aunque parezca sorprendente, este gato es un gran nadador. Esta cualidad, insólita en la mayoría de los gatos domésticos, es una herencia genética legada por su antepasado salvaje, que se caracteriza por sus grandes cualidades de pescador y nadador.

Los rasgos más destacables de su carácter son su gran hiperactividad y curiosidad, al igual que sus insaciables ganas de juguetear y su sociabilidad. A pesar de ello, sus genes salvajes pueden jugarle una mala pasada a la personalidad de esta raza. La agresividad es la más frecuente y, debido a ello, se exige para su inscripción en asociaciones que cuente al menos con cuatro generaciones cruzadas con gatos domésticos.

vía Facilisimo.com.


Productos de nuestra tienda
Relacionado: Razas de Gatos Tags: , , ,

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

3 Comentarios en "Razas de gatos: El gato Bengalí"

  1. agustín dice:

    Hola Loca de os gatos.
    Me llamo Agustín
    vivo en Madrid.
    tengo cuatro gatitos de un mes de edad realmente preciosas de pelo atigrado de raza común europea. Estoy pensando en regalarlos tu podrías hacerte cargo de ellos, o comunicar a tus amigos mi intención de repartirlos con la responsabilidad de cuidarlos y no castrarlos.?

  2. Hola Agustín, si quieres puedes publicarlos en la página de facebook: https://www.facebook.com/lalocadelosgatos pero debes indicar una forma de contactar contigo para que puedan preguntarte sus dudas.

    =^^=

  3. Luz Sophia Rodriguez dice:

    Que ideas tan excelentes para gatinizar ambientes. Me encanto’ la repisa sobre el marco de la puerta y las de cocina. Lucky es muy chismoso y quiere ver todo. Cuando cocino, normalmente se sienta justo al lado de donde estoy haciendo los alimentos. Me sigue como un perrito a donde yo vaya…. y créeme, no puedo…. no quiero, que deje de dormir conmigo. Cuando siente frío, a la 1 o 2 de la madrugada, se mete a mi lado entre mi cuerpo y el brazo… debajo de la cobija, le doy un par de besos y sigo durmiendo. El duerme en todas las poses: estira las patas, se pone panza arriba, se enrolla boca arriba… es un amor.
    Gracias por las ideas del “gatio”, ojala algún día tenga la oportunidad de hacerle uno.
    Gracias por tus informes.

© 2016 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos