Mi experiencia con el WC para gatos: Conclusiones (Parte Tercera)

Como os detallaba en la Primera Parte y Segunda Parte de esta experiencia que ha durado 11 meses en los que he tratado de enseñar a mis gatos a usar el arenero, en mi caso no he obtenido el resultado que esperaba: ninguno de los dos gatos se ha acostumbrado a usar el wc por completo.

Sin embargo, a lo largo de estos meses he aprendido muchas cosas que me gustaría compartir con vosotros, porque aunque el resultado ha sido negativo y yo haya decidido no continuar por el momento, las cosas no son blancas o negras  y creo que se podría tener éxito a la hora de entrenar a los gatos a usar el wc, incluso a los mios, y que también podemos ayudar a tener ese resultado y tal vez predecir si nos va a funcionar dependiendo de las características de nuestro gato.

También abordo la cuestión ética, ya que algunos etólogos desaconsejan su uso, y analizo cada desventaja desde mi experiencia. Espero que estas reflexiones que comparto con vosotros os sirvan de ayuda y os clarifiquen más cualquier duda que pudierais tener sobre este tema.

¿Merece la pena entrenar a tu gato a usar el WC?

En mi opinión, enseñar a nuestro gato a usar el inodoro no es algo que deberíamos plantearnos todos los dueños de gatos como algo que “merezca la pena”. Creo que el sistema de uso del arenero está bien y satisface en gran medida las necesidades de nuestros gatos. No se trata de que todos nos planteemos ahora si nuestra vida mejoraría usando el wc para gatos.

Como yo lo veo, y como podéis ver en los videos que publiqué en el anterior artículo, el sistema fuerza a algunos gatos a hacer cosas antinaturales, por lo que solo me plantearía el uso de adaptador de wc para gatos si esto va a solventar un problema mayor o si nuestro gato muestra un interés natural.

Si por ejemplo tenemos gatos muy exigentes con la arena o que la rechazan sistemáticamente, si tenemos problemas graves para ubicar el arenero, gatos con predisposición a hacer sus necesidades en cualquier sanitario, problemas muy graves de olores o la combinación de varios de estos factores, como fue mi caso.

¿Cualquier gato puede aprender?

Personalmente, no creo que cualquier gato pueda aprender a usar el wc. Hay gatos que son muy reticentes a cambiar cualquier costumbre o que simplemente no se van a adaptar porque algo no les gusta, como fue el caso de mi gato Tyler que se asustaba al mirar por el agujero.

Sin embargo, no veo en la edad un inconveniente, ya que mi gato Tyler tiene 4 años y mi gata Marla tiene 13 y ella sí que ha mostrado mucho interés en el sistema. Siempre que la edad no suponga un problema por cuestiones físicas y que el carácter curioso de nuestro gato acompañe hay posibilidades de tener éxito.

¿Por qué creo que mis gatos no han aprendido?

El aprendizaje del uso de wc para mis dos gatos ha sido diferente en ambos casos, con causas completamente diferentes, por lo que no creo que se pueda generalizar sino que seguramente cada gato tendrá una respuesta completamente distinta. Sin embargo, sí se trata de factores que pueden afectar a cualquier otro gato, aunque puede que sean o no causa suficiente de abandono en el aprendizaje.

En el caso de Tyler, que fue el primero en abandonar, el motivo fue que no le gustaba ver el agua y/o el agujero del inodoro en general.

En el caso de Marla fue que cuando hacía caca en la arandela del wc no encontraba ya arena suficiente para taparla y al ver que estaba el arenero en casa se pasó al antiguo sistema.

¿Volvería a intentarlo?

Viendo el interés de Marla durante 11 meses en los que ha preferido el wc antes que la bandeja de arena creo que sí volvería a intentarlo, pero tienen que darse las circunstancias de que viva en una casa con un baño más, ya que el adaptador y su uso durante todo el proceso es sucio e incómodo también para los humanos que compartimos el cuarto de baño.

¿Elegiría el mismo sistema?

En mi caso en concreto si volviera a enseñarles sí, pero solo porque ya lo tengo y está en buen estado, por lo que no merece la pena comprar uno nuevo. Sin embargo, si aún no tuviera ninguno compraría la opción que ya os explicaba en la Primera Parte.

Cambios que haría al usarlo de nuevo

En mi caso, como ya he visto cómo reacciona cada uno de los gatos, si lo usara de nuevo no quitaría el arenero, por Tyler.

Lo que haría esta vez para que Marla no dejara de usarlo es tratar de hacerle ver que las cacas tienen que caer en el agujero del centro, que es la parte en la que ella no captó bien el funcionamiento. Invertiría mi tiempo en tratar de mostarle lo limpio que estará todo si usa el agujero central, como cuando alguna vez ha hecho pis por el agujerito del bidé. Creo que tal vez podría llegar a entenderlo si me esfuerzo en hacerlo de alguna forma que ella comprenda.

Circunstancias favorables:

  • Gatos curiosos, que aceptan bien los cambios
  • Gatos que buscan la limpieza del arenero
  • Colocarlo en un lugar tranquilo
  • Gatos que no tienen miedo al subir al inodoro
  • Cambiar siempre que se use la arena
  • Poner arena suficiente siempre que se use

Circunstancias desfavorables:

  • Gatos que no aceptan bien los cambios
  • Gatos con dificultad para saltar o moverse cómodamente
  • Gatos con miedo al inodoro

¿Creo que es bueno o malo para los gatos?

Para mi, el principal aprendizaje de esta experiencia es que el wc para gatos no es ni bueno ni malo, sino que depende de cada gato.

Tyler no quiso seguir usándolo y me habría parecido mal forzarlo a ello, y Marla continuó a pesar de tener la caja de arena a su disposición, por lo que esa fue al menos durante un tiempo la mejor opción para ella.

Desmontando mitos:

Algunos autores y etólogos se han mostrado muy en contra del sistema de wc para gatos, por lo que voy a aportar mi experiencia también sobre cada uno de estos puntos para que podáis haceros una idea más clara de cómo afectó a mis gatos en la vida real y no solo de forma teórica.

Con esto no quiero decir que no existan inconvenientes o que todo el mundo deba intentarlo. Por supuesto que existen inconvenientes y mi experiencia son dos claros ejemplos de ello. Sin embargo, con esto quiero aclarar que hay muchos falsos mitos, causas que se alegan para convencernos de que es malo. La realidad es que no se pueden enumerar o anticipar los inconvenientes exactos que podréis tener. Os encontraréis inconvenientes en muchos casos, pero rara vez van a coincidir con los más mitificados y comentados en internet.

Mito: “Solo los gatos jóvenes pueden aprender”

Falso. En mi caso tengo dos gatos, uno de 4 años y otro de 13. Mi gata de 13 años ha aprendido con muchísima más facilidad. Al final se ha retirado, pero por nada relacionado con la edad.

Mito: “No se eliminan los olores”

Según algunos expertos (podéis ver todos los enlaces al final del artículo) usar un wc para gatos no evitaría los olores que se producen, ya que los gatos usan el wc pero no pueden tirar de la cisterna.

Si bien es cierto que los gatos no pueden tirar de la cisterna, la cuestión de los olores se daría solo si tenemos muchos gatos usando el wc y nosotros no tiramos de la cadena con frecuencia. En mi caso se trataría de un mito, ya que durante el periodo que lo utilicé estaba trabajando desde casa, y cada vez que mi gato hacía sus necesidades lo notaba, iba y tiraba de la cisterna. En este caso mucho más limpio y desodorizado que el arenero. Se trata de un aspecto que depende no de que el sistema sea malo, sino de nuestras circunstancias personales y familiares.

Mito: “No detectas enfermedades”

Si bien acabamos de dejar claro que los gatos no pueden tirar de la cisterna y acabar del todo con los olores, a la hora de buscarle pegas al wc para gatos una de las más populares es que dificulta la detección de enfermedades al caer la orina y las heces al agua.

Usar el wc sin tirar de la cadena no va hacer que no nos demos cuenta de que nuestro gato tiene diarrea, sangra o ha aumentado el número de veces que lo utiliza. Es exactamente igual que en el arenero. Al no tirar de la cadena sus excrementos estarán en el inodoro hasta que tiremos.

Mito: “No es natural”

Hay muchísimas cosas que hacemos cada día y que no son naturales para nuestros gatos. Lo importante es ver si ellos se adapatan y si supone una mejora. Comer pienso, usar un arenero, usar sílice, aglomerantes, ambientadores, vivir en casas, cepillarlos… Son cosas que hacemos cada día “en sustitución” de otras y gracias a las cuales los gatos viven en domicilios con nosotros, la gran mayoría felizmente.

Mito: “Causa estrés a tu gato”

A algunos gatos les causará mucho estrés, a otros algo de estrés y a otros nada de estrés. Lo importante es que sepamos que si a nuestro gato le causa estrés lo vamos a notar, no le va a gustar el sistema. Si se da el caso de que nuestro gato se estresa  obviamente no le forzaremos a continuar. Lo notaremos y lo solventaremos.

Mito: “Alguien se puede olvidar de bajar la tapa y hacer que tu gato orine fuera o deje de orinar”

Hay muchas formas de sostener la tapa, de hecho el sistema viene con unos adhesivos para fijarla y que no pueda moverse. Y si además si sabemos que ese wc va a ser usado por gatos podemos simplemente desmontar la tapa y dejarlo abierto.

Mito: “Mantener el equilibro puede ser difícil”

Por suerte es algo que puede saberse a simple vista. Si a nuestro gato le cuesta mantener el equilibro lo veremos usándolo con dificultad. Además existen otras arandelas pequeñas para los niños pequeños, tal vez podamos reforzar el espacio usando una de esas.

Mito: “Puede generar conflictos territoriales”

Este es otro punto que en mi caso ha sido un mito desterrado. Uno de mis gatos a veces es un poco territorial, especialmente con el arenero. Al poner el wc perdió totalmente el interés en defender el arenero así como el inodoro, tanto el tiempo que ha estado solo el adaptador de wc como el tiempo en que usé los dos sistemas. Esto hablando en casas en que hay varios gatos, pero el problema deja de existir si solo tenemos un gato e incluso puede llegar a ser una solución si solo un gato usa el adaptador (aunque no es lo común fue lo que me ocurrió a mi). Una vez más, el sistema no es malo per se, sino que depende de nuestras circunstancias.

Mito: La eliminación de las heces de gato a través  del agua puede contaminarla

Solo apromadamente el 1% de gatos estaría infectado con el toxoplasma gondii, incluyendo a los gatos que no viven en casas en esta estadística, por lo que, aunque este es un factor a tener en cuenta la probabilidad de que sea justo nuestro gato el que está infectado con el parásito es bastante más remota de lo que algunos autores quieren hacernos ver.

La probabilidad de que un gato de interior sea portador de toxoplasmosis es más baja que la de un gato que vive fuera de casa. La toxoplasmosis además puede detectarse con un simple análisis de sangre del gato en el veterinario.

Artículos relacionados:


Relacionado: Análisis y Reviews, Artículos, Convivencia, Gatificación, Hogar Tags: , , ,

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

© 2017 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos