Cuidados del gato anciano

Cuando nuestro gato se adentra en la tercera edad gatuna, debemos cambiar algunas cosas en casa para facilitarle la adaptación a esos cambios inevitables que el ritmo de la vida le marca. Estar pendientes y pararnos de vez en cuando a analizar los cambios en nuestro gato nos permitirá seguir disfrutando de un gato feliz y le proporcionará mayor calidad de vida en esta etapa.

Gato anciano

A todos nos es difícil aceptar que nos cueste cada vez más algo tan sencillo y rutinario como es el agacharnos a recoger algo del suelo; cuantos más días, meses y años pasan, más nos cruje la espalda y peor nos responden los músculos encargados de flexionar y recuperar la extensión de nuestro castigado organismo.

Pues, aunque nos cueste creerlo, a ellos, a nuestros gatos, les pasa un poco lo mismo.

Cierta tristeza nos inunda cuando “Simba” no corre durante largos minutos tras el puntero láser que proyectamos sobre la alfombra del salón; cierta preocupación nos invade cuando a “Félix” no le vemos saltar sobre “su sofá favorito”. Es… ¡¡la edad!!

Es lógico pensar que ciertas rutinas del gato se irán adaptando a sus variantes capacidades. Cuando un gato cumple los 17 años no tendrá el mismo interés en deambular por el jardín que cuando tenía tres, ¡¡aunque existan honrosas excepciones!!

Lo primero que notaremos es que el animal está funcionando a menos revoluciones, como si todo se hiciera un poco más lento. Ese puede ser uno de los primeros indicativos de que nuestro buen amigo se está haciendo mayor.

A partir de ese momento debemos tener muy presente que las revisiones veterinarias serán algo rutinario, necesario y fundamental para prevenir o tratar las cosillas que vayan apareciendo.

Lo que jamás debemos hacer es “asumir” que el animal es mayor. La edad no es una enfermedad, es una evolución del ser vivo, un tránsito hacia un nuevo estado vital. En demasiados casos la asunción por parte del propietario de la vejez de su animal se transforma en un cierto “desinterés”: ¡¡si es viejo, que le vamos a hacer!! ¡¡Pues no!!, podemos hacer, y mucho.

Además de las comentadas revisiones y chequeos anuales, debemos adaptar su alimentación.

Con el paso de los años muchos gatos presentan problemas en la cavidad oral (perdida de piezas, ulceraciones, tumoraciones, etc.). Un alimento correcto conseguirá que el animal coma con menos esfuerzo, salga durante más tiempo al jardín, suba un poco mejor a su sillón favorito y corra, quizá como un gamo, detrás de la luz de nuestro puntero láser… ¿por qué? porque le estaremos asegurando el aporte imprescindible de nutrientes para que su organismo siga al máximo rendimiento.

Muchos gatos mayores tienen verdaderas dificultades locomotoras. Algunos caminan de forma distinta, en otros se nota una pérdida de agilidad para saltar como solían hacerlo. En estos casos, aparte de la lógica visita al veterinario para diagnosticar el problema concreto, intentaremos adaptar el mobiliario: cajas de lecho absorbente de fácil acceso, mantas o cojines planos en lugar de complejas cunas y sillones o, por qué no, una rampa de subida al sofá, o plataformas a alturas intermedias para evitarle dar grandes saltos.

Todo es tan sencillo como mirar a nuestro buen amigo, dedicar un tiempo a disfrutar observando esa nueva forma de comportarse y estar siempre atentos a sus pequeños o grandes cambios.

Debemos insistir: la edad, no es una enfermedad. Desde que nuestro gato comience a cambiar sus formas de actuar, variar sus capacidades, hasta el triste momento de la despedida, nos quedan muchos, muchos años para compartir. Durante ese tiempo tendremos que adaptarnos, tendremos que ofrecerle lo mejor, lo más adecuado, pero sin añorar sus capacidades perdidas.

Los gatos mayores, senior, geriátricos… “vejetes”, son también una inagotable fuente de sorpresas. Ayudémosles a que sigan dándolas.

Vía: El Gato en Casa . Imagen: Lalocadelosgatos.com

Relacionado: Artículos, Salud, Superpoderes (Anatomía) Tags: , , , , , , ,

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

3 Comentarios en "Cuidados del gato anciano"

  1. Sandra Patricia Rincon dice:

    Mi gato ya cumpliò 15 años…y los cambios de la edad ya son videntes: duerme mucho màs, ya no pelea con otros gatos del vecindario, tiene menos dientes pero aùn me busca para que le haga apapachos….

  2. Victoria M dice:

    Un gato “anciano” requieren muchos cuidados, atención y amor.
    Tengo un gato de 18 años y ahora es muchísimo más cariñoso y tranquilo; aunque se ha vuelto un poco caprichoso con la comida y siempre quiere que lo cojan en brazos, además de dormir un montón, come poco y se hidrata mucho.

    Gracias por todos los post que hacéis, son muy interesantes y ayudan mucho 🙂
    Un saludo.

  3. Johana dice:

    Todos deberían de prestarle atención a sus gatitos grandes, yo tenía uno se llamaba Chano, un gatito muy cariñoso, uraño(le gustaba estar solo) y dormilón, tenía 7 años en edad humana, traje a mi hogar un gatito pequeño “frijol” y el lo miraba mucho, tardaron unos días en caerse bien, jugaban, dormían juntos, comian a la misma hora, pero a frijol se lo robaron, mi error fue reclamarle a Chano que el lo había perdido, que el enseñó a irse, y el se ponía triste, dos meses después llegó un gatito a mi casa, lo adoptamos, el era muy diferente a frijol pero también quería mucho a Chano. Hace dos meses que chano no aparece, recuerdo que dos días antes de perderse lloraba mucho, maullaba feo y yo no le presté la atención necesaria, tengo una culpa en mi mente que no me deja, tal vez yo pude hacer algo por el y no lo hice.

© 3485 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos