Revisión médica casera para gatos

La vida de un gato doméstico tiene una duración media de  de 12 a 15 años. Si quieres que tu gato tenga una vida larga y con la mejor calidad de vida posible, te propongo una revisión casera mensual de cinco puntos. De este modo podrás detectar y algunos de los problemas más comunes:

1. Control de peso

Sube a la báscula con él en brazos y resta tu peso al de los dos juntos. También puedes vigilar los cambios de su peso corporal mirándolo desde arriba para identificar una leve cintura por detrás de las costillas. Si no estás seguro, pon las dos manos en sus costados. ¿Puedes notar sus costillas? Si es así, está en su peso ideal (pero si se le resaltan mucho, está demasiado delgado).

Busca también bolsas de grasa bajo sus patas traseras y su abdomen.

Si ves que pudiera tener algo de sobrepeso, habla con tu veterinario en la próxima visita. Mientras tanto, excluye del menú todas las golosinas y premios y prueba qué tal le sienta comer cuatro comidas pequeñas al día en lugar de dos más grandes. Asegúrate también de que haga algo de ejercicio, empezando poco a poco con breves períodos de actividad y aumentándolos gradualmente.

Si crees que pesa menos de lo que debería o ha bajado de peso rápidamente, llévalo al veterinario para que le haga un chequeo completo, averigue cuál es el motivo de la pérdida y te de el tratamiento necesario para tu gato.

2. Examen de pelo y piel

El pelo de tu gato debe tener un tacto suave desde la cabeza hasta el extremo de la cola. Puedes separarle el pelo cerca de la cabeza y a lo largo de la columna para ver si tiene escamas o cortes. Continúa hacia la base de la cola, las ancas y el estómago para ver si tiene pulgas; en tal caso, verás unas escamas o motas negras diminutas. Si crees haber encontrado pulgas, es necesario desparasitarlo.

El color del pelo también puede decirnos algo. Debe ser brillante y suave; si se ve mate o deslucido, es posible que se encuentre mal o bien que se trate de los primeros signos de envejecimiento. En cualquier caso preguntaremos en nuestra próxima visita al veterinario y si es por la edad comenzaremos a aumentar los cuidados de nuestro gatito para que envejezca con la máxima calidad de vida.

3. Examen de ojos y oídos

Si haces ligeramente hacia abajo el párpado inferior de tu gato, la parte que queda visible debe ser rosada. También puedes comprobar que sus pupilas sean de tamaño normal y colocarte con él cerca de una ventana, abriendo y cerrando la cortina para comprobar cómo responden sus pupilas a la luz. Si hay alguna secreción coloreada o un lagrimeo excesivo, es posible que haya sufrido una infección.

Las orejas del gato se deben ver limpias y de color rosado, pero no de un rosado intenso. También deben estar exentas de residuos y de olores molestos. Mira si tiene cera, especialmente cera oscura, que puede ser síntoma de parásitos en los oídos o infección.

4. Examen de dientes y encías

Ábrele la boca con cuidado para inspeccionarle todos los dientes. Mira si tiene acumulación de sarro, de color entre amarillo y marrón oscuro. Como siempre, es mejor prevenir que curar, así que lo mejor es que el veterinario le haga una limpieza bucal completa con regularidad. Puedes ayudar adquiriendo un cepillo de dientes y dentífrico especialmente diseñado para gatos o dándole premios masticables diseñados para combatir la placa. El pienso (concentrado) siempre favorece la higiene bucal frente a la comida húmeda.

5. Exámenes aleatorios

Es fácil comprobar si tu gato tiene masas o bultos inusuales. Ponle las manos sobre la cabeza y muévelas hacia debajo de la barbilla, luego por detrás de las patas delanteras, debajo de los hombros, por la espalda, por encima de las caderas y por las patas traseras. Mira también si tiene cortes o grietas en las uñas y en las almohadillas de las patas.

Si acaricias mucho a tu gato, pronto sabrás qué aspecto tiene cuando está sano. De este modo podrás detectar cualquier cosa inusual de manera rápida y fácil, y le ayudarás a llevar una vida prolongada y satisfactoria.

Visita al veterinario si ves que algo en el cuerpecito de tu gato está fallando….

De todas formas este es sólo un pequeño test muy básico y superficial que sirve para detectar antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo,  si nuestro gato está ya enfermo o tiene alguna dolencia seguramente lo primero que vamos a percibir es algún cambio en su caracter. Si está apático, se mueve poco, se ha vuelto poco juguetón… debemos hacer un pequeño chequeo para comprobar que todo está en orden.

vía Consejos – Whiskas.es.


Productos de nuestra tienda
Relacionado: Pendientes, Salud Tags: , , ,

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

Un comentario en "Revisión médica casera para gatos"

  1. Chari Rodríguez dice:

    Visita al veterinario. Control vacunaciones, revisiones.
    Aunque sea caro todo esto, si lo amas li harás. Antes de que pueda ser tarde.
    Yo no puedo explicar el dolor tan profundo y vacío que te deja tu gatito cuando se va.

© 2016 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos