10 consejos para tener el mejor arenero del mundo

Muchas veces hablamos sobre los requisitos que debe cumplir el rascador, para ser elegido frente a nuestro nuevo, flamante, “rascable” sofá pero por primera vez vamos a hablar de… “trucos para el arenero”.

Si tu gato ha dejado de usar el arenero o parece no llamarle la atención. Si tienes dudas antes de hacer un cambio o si vas a hacer una mudanza o cambio y no quieren que ocurran accidentes relacionados con “hacer pipí fuera” estoy segura de que estos consejos te vendrán de maravilla. Son sencillos y fáciles de poner en práctica pero muy eficaces.

el mejor arenero del mundo

1. La limpieza es lo más importante

A nadie le gusta que su retrete esté sucio ¿verdad? Imagina que cuando vas a usarlo ya lo ha usado alguien y sus cacas siguen ahí. O las tuyas, durante varios días. Es muy desagradable, especialmente si eres un gato. La falta de limpieza en el arenero es una de las principales causas por las que los gatos acuden a hacer sus necesidades en otros lugares.

Como podéis imaginar, la solución es incrementar la limpieza del arenero. Hay una pauta que nos puede servir si estamos teniendo problemas: el arenero debe limpiarse una vez al día como mínimo quitando las cacas y también la orina si la arena es compactable. Si tenemos más gatos yo recomendaría dos veces al día. Además si tu gato no está usando el arenero te recomiendo cambiar la arena todas las semanas como mínimo (para un gato) si esta es de larga duración. Para arena normal o básica el cambio es recomendable cada dos días o cuando notes que la base está completamente húmeda.

Con cada cambio de arena es absolutamente imprescindible lavar también el arenero (en serio). Si cambiamos la arena pero no lavamos el recipiente el olor seguirá. Si además es un arenero con parte tapa en la parte de arriba también tenemos que lavar bien la parte de arriba ya que el olor se queda incrustado. Si cambiamos la arena y no limpiamos bien el arenero es posible que nuestro gato no quiera entrar y busque un lugar más limpio. Imagínate que pasaría si entras en los servicios mugrientos de un bar… aunque han tirado de la cisterna los sanitarios no han sido limpiados en mucho tiempo ¿Los usarías? ¿Lo harías si sabes que haciéndolo en otro sitio va a ser limpiado inmediatamente?

2. Tampoco te pases de limpio

La limpieza del arenero es muy importante, pero debemos hacerla de forma adecuada. Si tal vez hemos pensado que un limpiador con olor a pino intenso, a frescor marino o a cítricos es el más potente y el que usaríamos para nosotros debemos saber que no es así. Los limpiadores perfumados pueden añadir olores al arenero que a nuestro gato no le gusten nada, así que lo mejor será usar jabón o limpiador neutro, algo de oxígeno activo, un limpiador antiamoniaco especial para el arenero… pero nada de olores fuertes.

3. Si algo funciona, no lo cambies.

A veces nuestros problemas de arenero comienzan porque hemos decidido hacer un cambio, generalmente con la mejor intención del mundo. Es posible que hayamos visto una súper oferta en la tienda de mascotas de esa arena tan famosa de la que todo el mundo habla…. O bien no disponen de la que solemos usar, por lo que nos arriesgamos a cambiarla.

A los gatos les encantan las cosas que ya conocen, por lo que un cambio de arena puede ser el origen de un problema de eliminación inadecuada. Si acabas de cambiar la arena y tu gato está orinando fuera, vuelve a la de antes. Es posible que el cambio sea la causa del problema.

Es cierto que muchos gatos ni se inmutan con los cambios de arena, de hecho para la mayoría no suele suponer un conflicto. Es por ello que si sabemos por adelantado que queremos cambiar de arena a una que nos resulte más cómoda o de mejor calidad podemos optar por hacerlo de forma progresiva.

Para hacer el cambio poco a poco y con menos riesgos podemos hacer lo que se nos indica en muchos paquetes: mezclar las dos arenas. Ponemos un poquito en la base de la nueva arena y llenamos el resto de la arena de siempre, para que nuestro gato se vaya habituando. Podemos hacerlo en dos o tres pasos, según veamos la reacción de nuestro gato.

También si en casa disponemos de más de un arenero podemos hacer el cambio en solo uno de los areneros en primer lugar y así observar las preferencias de nuestros gatos (algunos son tan curiosos que irán directamente a probar la novedad).

Si no consigues encontrar el equilibrio entre tus preferencias y las de tu gato, simplemente no cambies nada.

4. Algo viejo, algo nuevo.

Como decía en el punto anterior a algunos gatos les encantan las novedades y enseguida irán a investigar mientras que otros no tendrán nada de interés, simplemente prefieren no cambiar.  Incluso en la limpieza de la arena. Un truco para esos gatos que se muestran muy confundidos cuando cambiamos la arena, el arenero o movemos un poco la ubicación de este… incluso nos puede servir para las mudanzas:

Esparce un poco de la arena usada sobre la nueva arena para que tu gato pueda reconocer los olores. Así sabrá que su arenero sigue siendo suyo a pesar de los cambios.

5. Insuficientes areneros

Es uno de los fallos más comunes. Tenemos muchos gatos pero pocos areneros. Para esto hay varias teorías, las más famosas son “Una caja para cada gato más una extra” y  “Al menos una caja para dos gatos”.

Es bastante probable que no tengamos suficiente espacio, así que siempre vamos a tratar de cubrir como mínimo “Al menos una caja de arena para cada dos gatos”. Es decir, si tenemos 3 gatos necesitaríamos 2 areneros (al menos). Si vemos que con esto es insuficiente y tenemos problemas de orina fuera del arenero, daremos un paso más: “Una caja para cada gato”. Si vemos que no funciona podemos añadir esa otra caja extra. Por ejemplo, con 1 gato tendríamos dos cajas, con 3 gatos 4 areneros… y así hasta tantos gatos tengamos.

Si tenemos espacio suficiente lo ideal es ser generoso con el número de areneros y…

6. Espárcelos

Seguramente este es el punto que menos te va a gustar. Lo ideal es que los areneros estén en diferentes puntos de la casa. Debido a la concepción espacial del gato y su naturaleza territorial estarán más satisfechos si los areneros se encuentran en diferentes areas de la casa. Al menos un arenero en cada planta de nuestra vivienda.

7. Un lugar tranquilo

El lugar ideal para el arenero es aquel que está alejado del paso de personas, de la lavadora cuando empieza a centrifugar, junto a la puerta principal, un sitio cercano a otras personas o niños…. Si nuestro gato se encuentra inseguro o no puede hacer sus necesidades en paz buscará un lugar más tranquilo donde hacerlas.

8. Ocupado

Para mi esta es una de las cosas más importantes y más complejas de explicar… Trataré de explicarlo de la forma más sencilla posible para que podáis determinar si tenéis este problema en casa ya que es importante tomar cartas en el asunto y solucionarlo.

El caso es que aunque los gatos necesitan privacidad también necesitan tener siempre a la vista una vía de escape. Para el gato es sumamente importante no ser acorralado o no sufrir una emboscada en la que no tenga posibilidad de huir. Bien, pues si esta premisa se puede aplicar a toda la vida de nuestro gato, es especialmente importante en el momento de hacer sus necesidades.

Esto es así por dos razones. La primera es muy simple. Nuestro gato se siente especialmente vulnerable cuando hace sus necesidades frente a ataques de otros gatos, perros o cualquier posible enemigo, incluyendo personas o ruidos que hagan que quiera salir corriendo. Está en una situación comprometida y si además no tiene por donde salir esto puede generarle suficiente inseguridad como para buscar un sitio alternativo.

La segunda razón son los acosadores. Los que tengáis o hayáis tenido este problema en casa lo sabréis bien. A veces alguno de nuestros gatos sabe de la vulnerabilidad de nuestros otros gatos a la hora de usar el baño y eligen ese momento para cerrarles el paso. Esto ocurre cuando la caja de arena está en un sitio que no posee más que una salida. Uno de nuestros gatos puede coger la costumbre de arrinconar a otros y de ahí que nuestro gato no quiera ir más al arenero (recordad que tienen una memoria espectacular).

Este problema se resuelve con la ubicación de las cajas en lugares amplios o con posibilidad de “huir” y con la colocación de diversas cajas de arena que comentábamos en los puntos anteriores.

9. ¿Con tapa o sin tapa?

Esta pregunta es fácil de responder teniendo en cuenta todos los puntos anteriores. Muchos gatos no tendrán inconveniente en usar su arenero con tapa, mientras que es posible que otros gatos no acaben de acostumbrarse a ésta, principalmente por dos motivos.

La tapa puede hacer que la ventilación sea insuficiente cuando la arena está sucia o la tapa no permite a nuesto gato ver qué ocurre a su alrededor.

Si te has decidido por un arenero con tapa porque tu gato esparce demasiada arena fuera, siempre puedes optar por quitar la puertecita. En mi caso utilizo este arenero, con la puerta completamente abatida, lo que hace que mis gatos no tiren la arena fuera y además les da una vistas panorámicas gracias al considerable tamaño de la apertura de la puerta retráctil.

Si tu gato soporta bien la tapa también es recomendable que la puerta esté quitada o sea transparente o deje ver de algún modo, como este modelo. Además es recomendable que tanto el arenero como la habitación en que se encuentra ubicado tengan ventilación suficiente.

 10. Vuelta a lo más natural

Este punto no quiere decir que solo sirva lo más natural y que no debamos probar distintas arenas, aglomerantes, sílice… no está mal experimentar y de hecho muchos de esos productos nos van a ahorrar problemas a nosotros y seguramente a nuestros gatos, pero siempre debemos hacer las cosas con cabeza, y si no funcionan dar marcha atrás.

Por ejemplo, muchas veces veo en el supermercado la arena para gato y veo “arena gato básica” y “arena gato perfumada” vale… pero ¿qué perfume tiene y en qué cantidad?. Es decir, imagina que llevas toda tu vida usando arena que solo pone “perfumada” y un buen día la arena sigue llamándose “arena perfumada”, pero el fabricante ha cambiado el perfume y ahora en vez de lavanda huele a pino ¿Podría ser que a tu gato dejara de gustarle? Perfectamente.

O imáginate que usas sílice de una marca y un día cambias a otra marca, tendrías que fijarte en el grosor de las piedritas, para que no le hagan daño a tu gato en las patas o que no suelten demasiado polvo y le incomoden.

En la vida vamos a hacer seguramente cambios en la arena de nuestro gato, y no está mal. Pero siempre debemos hacer los cambios con tranquilidad y tratando de supervisarlos.

Si llegados a este punto has cambiado de tipo de arena, de marca, de perfume, la comprasun día en un sitio y otro en otro, un día es arena y otro  aglomerante y otro natural… si has cambiado con frecuencia y no sabes en qué momento entre todos esos cambios a tu gato ha dejado de gustarle su arena, lo más sencillo y lo más efectivo es volver a lo más arena. Una arena básica para gato con un arenero limpio y aseado cada día es siempre una buena elección.

Vía: Litterboxtips & lalocadelosgatos.com & imagen

Productos de nuestra tienda
Relacionado: Artículos Tags: ,

Participa, deja un comentario

Enviar comentario

7 Comentarios en "10 consejos para tener el mejor arenero del mundo"

  1. Montse PM dice:

    nosotros tenemos dos gatas y lo del arenero ha sido curioso. Cuando adoptamos a la segunda la primera ya llevaba un par de años con nosotros. Durante el periodo de adaptación las tuvimos separadas, cada una con su arenero.
    Al juntarlas por fin la nueva gatita desechó su arenero y empezó a usar el de la primera, y esta lo aceptó sin problemas.
    Pasaron por tanto a usar uno sólo las dos (por cierto, el mismo que usas tú) y acabamos retirando el otro.

  2. Hola Montse,

    La verdad es que yo usaba ese arenero solo cuando solo tenía las dos gatas y con él ha sido suficiente siempre que he tenido dos. Un abrazo!!

  3. Maya dice:

    Nosotros ya teníamos una gatita de 1 año y 3 meses, adoptamos otra de 3 meses y durante el periodo de adaptación la pequeña se quedaba durante el día en una habitación con todo lo necesario incluido su arenero. Cuando llegábamos en la tarde y la dejábamos salir su principal tarea era marcar los otros areneros, y era gracioso verla pq se revolcaba en la arena, no se si para impregnarle su olor, no me gustaba eso y con mas razon trataba de limpiarlos seguido, ahora que ya pasan el día juntas la pequeña usa los 3 areneros sin embargo la grande solo los 2 q inicialmente eran de ella. Aunq la casa no es grande sino mas bien pequeña nos dimos cuenta q para nuestras 2 mininas no podemos tener menos de 3 areneros.
    Gracias por los consejos, precisamente estoy en estos dias por cambiar de marca de arena.

  4. Belen dice:

    Muchas gracias por el artículo (y por muchos otros). Hace más de diez años que convivo con gatos y nunca dejo de aprender de gente como tú. Problemas de eliminación he tenido con 2 de ellos, y tus consejos me son de mucha ayuda. Un abrazo!

  5. Ana Gonzalez dice:

    Soy una suertuda con siete gatos y hasta ahora tengo dos areneros grandes, utiliza arena aglomerante y los limpio tres veces al dia. Nunca me han dado problemas, siempre ha ido al los areneros. De hecho no utilizan los dos al mismo tiempo, cuando uno de ellos va a uno los otros les siguen, no se por qué pero es asi. Toco madera, jejeje

  6. lilian dice:

    A mi me pasa algo curioso con mi gato, y es que después de un tiempo notamos que usa el arenero cada vez menos, la ultima vez fue hace dos semanas lo uso después de un mes o mas…descubrimos que le parece mas atractivo un terreno vacío a dos casas de distancia. Lo único que suponemos es q le brinda mayor privacidad por que el arenero lo acepto cuando se lo pusimos en un lugar escondido de la casa.

© 2016 La Loca de los Gatos. Todos los derechos reservados. XHTML / CSS Valid.
Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.
Tienda para gatos